fbpx

¿Qué es y cómo ser un Growth Hacker?

De forma muy resumida, el Growth Hacking es una estrategia de marketing enfocada completamente en el crecimiento de la marca, de manera rápida y al menor costo posible. Quizás te sonó muy sencillo comparándolo con el término que, a simple vista, pareciera ser utilizado para definir a grandes programadores y mentes brillantes de Silicon Valley. Sin embargo, la realidad es que todos los que nos dedicamos al área de marketing somos o podemos llegar a ser un excelente Growth Hacker.

Primero, debes saber que este proceso ya existía, solo que no tenía nombre. Básicamente, era la respuesta a una creencia que terminó siendo la perdición de muchas start up y emprendedores: “Si el producto es bueno, se venderá solo”. Error. Que un producto exista y sea “bueno”, no significa que recibirá compradores o usuarios por arte de magia. El consumidor actual es exigente, suele navegar sin rumbo fijo por internet y recibe muchísima información. Un Growth Hacker lo sabe, por lo que trata de entender al usuario, analiza cómo están utilizando los productos y estará 100% comprometido con el crecimiento de su marca; sobre todo, a través de la experimentación. 

Características de un Growth Hacker

Me gusta pensar que este perfil calza mucho con el de un científico, ya que tienen características similares:

  1. Mide datos, le apasionan, ya que así puede saber qué mejorar y hacia dónde ir. 
  2. Es creativo. Siempre está buscando ideas o diversas maneras de hacer las cosas. 
  3. Es curioso, se plantea constantemente el por qué y tratará de encontrar la respuesta a ello. 

Y como lo escribí en el párrafo anterior: también experimenta. Algo que va de la mano con la metodología Lean Up que, de nuevo, muy resumidamente, sirve para desarrollar negocios a través de verificar hipótesis, en períodos de tiempo cortos e invirtiendo lo mínimo posible. Además, las métricas a medir tienen que cumplir con las siguientes características:

  • Tienen que ser mejorables
  • Tienen que ser medibles
  • Tienen que ser accionables
  • Y tienen que ser KPI´s de crecimiento para el negocio

Sin estas cualidades, es muy difícil que el proceso rinda frutos. Por lo tanto, la idea o propuesta para mejorar la marca, tiene que cumplir siempre con los requisitos mencionados.  

Técnica del embudo

Otra de las maneras en que podemos identificar más fácil esa métrica que pueda calzar perfecto con nuestra estrategia de Growth Hacking, es a través de la técnica del embudo; la cual cuenta con fases que siguen el siguiente orden:

  1. ADQUISICIÓN: ¿Cómo te encuentran los usuarios?
  2. ACTIVACIÓN: ¿Cómo es su primera experiencia con tu producto/servicio?
  3. RETENCIÓN: ¿Vuelven por más?
  4. MONETIZACIÓN: ¿Cómo ganas dinero?
  5. RECOMENDACIÓN: ¿Se lo cuentan a sus amigos?

Estas etapas son los diferentes estados por los que tenemos que hacer pasar a nuestro usuario, y por lo general, la métrica de crecimiento más efectiva se encuentra en el punto 3 y 4: RETENCIÓN y MONETIZACIÓN, así que te recomendamos concentrarte en los indicadores que accionen estas fases (dependiendo de tu producto o servicio si eliges ambas o solo una).

5 Pasos del Growth Hacking

Al tener como base la metodología Lean Up, un Growth Hacker adopta las mismas bases de este proceso:

  1. Plantea y crea ideas: Ya sea a través de un brainstorming o iluminación propia, este es un aspecto vital del perfil del Growth Hacker, pero lo más importante es que estén construidas sobre una hipótesis y que las métricas a cubrir tengan el listado de características que escribí más arriba. Un ejemplo concreto que refleja bien este paso, es:  “Si creo un artículo en el Blog por semana, aumentaré en un 20% mis usuarios recurrentes”.
  2. Clasificación: Los growth hackers son ordenados, por lo que suelen clasificar las ideas por prioridad y poder de ejecución, como los recursos que puedan necesitar: tiempo o el dinero. Un ejemplo es: “Voy a repostear contenido de influencers para aumentar en un 15% el engagement el próximo mes”. 
  3. Pruebas: La fase de experimentación, donde sencillamente se aplican las ideas. Aquí lo mejor es bajar a un excel la hipótesis, el KPI inicial y el KPI esperado al final del testing.
  4. Analiza resultados: En esta parte comprobamos si nuestros experimentos funcionaron, por lo que habrá que sacar todo nuestro lado curioso para preguntarnos qué pasó, responder a los diversos porqué y sacar conclusiones.
  5. Optimización: La parte bonita donde si la idea fue un éxito se sigue implementando, se aprende de ella y la mejora continuamente. 

 

¿Qué te parece? ¿Crees poder desempeñarte como todo un experto Growth Hacker de ahora en adelante? ¡Te invitamos a compartir este post y a aplicar el proceso en tus estrategias de crecimiento!

 

Pin It on Pinterest